Las abarcas menorquinas son un calzado de origen rural que se ha convertido en un referente en la moda nacional. Las sandalias son originarias de Menorca y están fabricadas en piel y caucho, materiales perfectos para utilizar en lugares con un clima cálido. Años atrás, se utilizaban en trabajos de campo, sin embargo, actualmente se han convertido en un básico del armario.

Tras el éxito de las abarcas, empresas especializadas en este tipo de calzado son tendencia en la nueva temporada. Un ejemplo de ello es Bouttye, una tienda online fundada en Elche, que distribuye alpargatas de piel 100% natural. La compañía nace de la mano de Paqui Marchante y Manu Segarra, como una propuesta para dar a conocer la tradición zapatera de Elche en todo el mundo y a precios razonables.

Gran variedad de modelos

Las abarcas menorquinas de Bouttye están confeccionadas en talleres artesanales locales y son 100% de piel. Bouttye dispone en su página web de una gran variedad de modelos en distintos colores y formas. Las abarcas con plataforma mezclan la tradición de las menorquinas clásicas con la tendencia de los zapatos altos. Las abarcas serigrafía tienen un aspecto colorido, original y están inspiradas en un estilo bohemio. Su característica principal son los dibujos estampados. Las de purpurina tienen el diseño de las alpargatas de toda la vida, pero están fabricadas con lentejuelas y materiales brillantes. Asimismo, las menorquinas lisas representan uno de los modelos más clásicos y están disponibles en varios colores. Una de las mayores tendencias en calzado de verano son las abarcas cruzadas, disponibles en colores lisos y metalizados. La página web dispone también de las menorquinas con cuña, una opción perfecta para estilizar la figura y combinarlas con distintos estilos. La gran variedad de modelos y diseños de Bouttye permite a los amantes del calzado la posibilidad de escoger un modelo u otro. Este tipo de zapato se ha popularizado en los últimos años, distinguiéndose por su comodidad.

La historia de las abarcas menorquinas

Las primeras abarcas se cosían a mano, utilizando tela de saco o piel.

Son muchas las hipótesis sobre el origen del calzado menorquín, pero algunos afirman que fueron los romanos quienes trajeron este tipo de sandalia a la civilización. Sin embargo, fueron los campesinos de las Islas Baleares los que empezaron a llevarlas, ya que era un tipo de calzado muy cómodo y que resistía las condiciones de trabajo del campo. Actualmente, las abarcas se han convertido en el calzado preferido de todos, incluso en países del extranjero. Su popularidad se ha extendido hasta tal punto que cualquier persona puede disponer de ellas. Bouttye ofrece a sus clientes un calzado de calidad, artesanal, cómodo, con diseños originales, duradero y a precios asequibles. Además, la zapatería online realiza envíos, cambios y devoluciones en toda la península de manera totalmente gratis.