La Clinica Adcure se consolida como referente en la implantación capilar con la la técnica FUE DHI. Según los datos de la Sociedad Internacional de Cirugía ISAPS, se realizan, aproximadamente, 20 millones de cirugías estéticas a diario. Tendencia que ha impulsado la aparición de nuevos tratamientos que incorporan la tecnología más innovadora en medicina estética. En España, alrededor del 90% de las clínicas capilares practican implantes manualmente, mediante incisiones con bisturí de zafiro, donde incorporan los injertos con pinzas posteriormente. Desde la clínica Adcure, sin embargo, apuestan por implantaciones siguiendo la técnica DHI. Para ello, disponen de un equipo médico capacitado para ofrecer resultados de mayor calidad, siempre con el objetivo de mejorar la salud, apariencia y bienestar de los pacientes.

Técnica DHI para la implantación capilar

Durante los últimos años, han surgido numerosas cirugías estéticas como la capilar, que durante mucho tiempo trató de retirar folículos de las zonas más pobladas de la cabeza para luego implantarlos en las regiones más despobladas con técnicas agresivas que dejaban cicatrices. Sin embargo, la nueva la técnica DHI (Direct Hair Implantation) es una de las cirugías capilares más modernas que existen y menos invasiva. Se trata de la extracción de unidades foliculares de forma individual con la técnica FUE para luego implantarlas rápidamente en el área de trasplante, sin hacer uso del bisturí, sino utilizando un implantador en forma de aguja hueca llamada “Choi Implanter” o “implantador de Choi”, logrando obtener unos injertos de mayor calidad y una efectividad superior.

La recuperación del paciente es más rápida. Además, no es necesario rapar la zona donde se injerta el cabello. En este tipo de procedimientos, se consiguen normalmente trasplantes de hasta un máximo de 4.000 folículos en un día, realizando el tratamiento con anestesia local. 

Ventajas de la técnica DHI

Una de las grandes ventajas y la más demandada por los pacientes es el resultado final que se obtiene tras realizarse un tratamiento capilar utilizando la técnica DHI, ya que el cabello injertado termina con una apariencia mucho más natural que con cualquier otro tratamiento.

Con el uso del “Implantador Choi” el médico podrá darle la dirección y profundidad necesaria al cabello injertado para obtener más densidad en la zona y un crecimiento natural. Además, al utilizar el procedimiento DHI se realiza un menor diámetro de incisión y esto permite colocar los implantes más juntos. De este modo, se logra una mayor densidad, un menor sangrado y una cicatrización más rápida, demostrando que se trata de un método superior. El aspecto más novedoso de esta técnica es que se consigue preservar el 97% los injertos implantados comparado con la técnica directa que solo llega a un 80% de media. El procedimiento es más lento y riguroso, pero permite una mayor cantidad de cabello sano y fuerte sin sufrir ningún daño.

Previous post Lemon Paradise apuesta por los fulares de seda, la moda del 2021
Next post Según Pablo Hernández, el planeta Tierra podría estar inundado dentro de 100 años